¿Qué es la reserva de dominio de coche?

El término o vocablo de «reserva de dominio de coche» hace referencia al sector de los coches nuevos; concretamente al sector de la financiación de un automóvil cuando este es nuevo. Viene a ser lo que en nuestra sociedad conocemos por financiación de un vehículo por parte de un banco o empresa externa de crédito, pero veamos más en profundidad qué es esto de la reserva de dominio de coche:

Cosas que debemos saber de la reserva de dominio de un coche:

Una gran parte de la población cuando adquiere un vehículo es raro que lo haga pagando en el acto el importe total del vehículo y más en los tiempos de crisis en los que nos encontramos; por ello nace la figura de prestamista.

El prestamista para la compra de un vehículo, pueden ser 3 fuentes principalmente:

  • El propio concesionario cuando nos financia la compra de uno de sus vehículos.
  • Un banco, que casi siempre será aquel en el que tengamos nuestra nómina.
  • O una empresa financiera externa que se hace cargo de prestarnos el dinero a cambio de unos intereses.

Ahora que tenemos claro cuáles son las principales vías de financiación para la compra de un vehículo nuevo, vamos a describir en todo detalle que sería la reserva de dominio de un coche o vehículo según la normativa española.

Definición de reserva de dominio de un coche:

Se trata de una cláusula que obra presente en los diferentes contratos de compraventa de vehículos nuevos. Este tipo de contrato se firma como ya hemos dicho con cualquiera de los tres órganos crediticios que mencionamos en el punto anterior (concesionario, banco, empresa financiera).

Este tipo de contrato viene a indicar que la persona que adquiere o desea comprar el coche, podrá disfrutar de él en todo momento y usarlo para el fin que determine, pero reserva a la financiera el derecho de venta, subrogación, dar de baja o cambiar de titularidad el vehículo cuando el titular lo desee.

¿Quiere decir esto que la financiera nos puede quitar el vehículo?

No. Lo que quiere decir es que, la persona que ha «comprado» el vehículo deberá pagar todas las cuotas del prestamo (con el que se compró el vehículo) en su totalidad y que mientras no lo haga, no podrá vender, subrogar, dar de baja o cambiar de titular el vehículo sin el consentimiento de la empresa crediticia.

Esto se debe a que cuando se hace un contrato de reserva de dominio de vehículo, la financiera se garantiza la titularidad del vehículo, ya que lo inscribe en el registro de bienes inmuebles como propio hasta que el comprador termine de pagar todos los pagos derivados del contrato de compraventa con la empresa crediticia.

En resumen…

Cuando compras un vehículo con este tipo de contratos, que hace mucha gente, y sales del concesionario con tu coche nuevo, este es practicamente tuyo y te da la garantía de total libertad para su uso y disfrute, pero no podrás venderlo, subrogarlo o darlo de baja sin el consentimiento de la financiera antes de pagar el total de las cuotas acordadas mediante contrato.

Toda esta información y tipo de contratos son legales y se recoge en el artículo 1255 del código civil y da garantías a las financieras para poder quedarse con el vehículo en el caso de que el individuo no cumpla con el pago de las cuotas del préstamo vigentes.

 

¿Cómo puedo cancelar esta reserva de dominio de coche?

Esto es sencillo, se puede hacer mediante los siguientes pasos:

  • En primer lugar tendrás que terminar de pagar las cuotas del crédito para poder finalizar este tipo de contratos.
  • Después tendrás que acudir a la sede del registro de bienes inmuebles para poner a tu nombre la propiedad del vehículo junto con el informe favorable por parte de la financiera donde consta que estás libre de cargos con esta.
  • Y por último tendrás que hacer la transferencia del bien, en este caso el coche, a tu nombre, que lo puedes hacer tu mismo o mediante una gestoría que te cobrará los trámites.

Después de estos pasos ya tendrás total libertad para vender, dar de baja o cambiar de titularidad el vehículo o coche.

Te recomendamos la lectura de estos otros artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba